besame.es.

besame.es.

Cómo retocar tu labial sin arruinar el maquillaje de tu rostro

Introducción

El maquillaje es una de las formas más comunes en las que las mujeres expresan su estilo y personalidad. Uno de los productos básicos que se utilizan en el maquillaje de todos los días es el labial. El colorete, la sombra de ojos y el delineador son también productos muy importantes, pero el labial es el producto que se utiliza para realzar los labios y añadir un toque de color a todo el rostro. Sin embargo, muchas mujeres tienen problemas para retocar su labial sin arruinar el maquillaje de su rostro. En este artículo, te enseñaremos cómo retocar tu labial sin arruinar el maquillaje de tu rostro.

Preparando tus labios

Antes de empezar a retocar tu labial, es importante preparar tus labios para una aplicación suave y uniforme. Si tus labios están secos o agrietados, cualquier producto que apliques en ellos se verá poco atractivo. Para cuidar tus labios, puedes utilizar un exfoliante labial que eliminará cualquier piel muerta y suavizará tus labios. También puedes aplicar un bálsamo labial hidratante que nutrirá tus labios y les dará un aspecto saludable. Un consejo útil es aplicar el bálsamo labial un par de minutos antes de aplicar tu labial, para dar tiempo al bálsamo para absorberse en tus labios y evitar que tu labial se corra o se desplace.

Escoge el producto adecuado

Es importante escoger el producto adecuado para retocar tu labial. Debes asegurarte de que el labial que elijas sea el mismo tono y la misma fórmula que el labial que ya llevas puesto. Este es un factor importante para lograr un aspecto uniforme. Además, asegúrate de que el labial que elijas se adapte a tu tipo de piel y tenga cualidades como la resistencia al agua o la larga duración, según tus necesidades. Si tú tienes la piel sensible o propensa a la irritación, deberás elegir un producto sin fragancia y sin ingredientes irritantes.

Aplicando tu labial

Para retocar tu labial correctamente, sigue estos pasos:

  1. Limpia los labios. Utiliza un pañuelo de papel para eliminar cualquier residuo de maquillaje antiguo, aceite o bálsamo que ya hayas aplicado. Asegúrate de que tus labios estén limpios y secos.
  2. Rehidrata tus labios con bálsamo labial. Para dar una apariencia suave y humectada a tus labios, aplica un bálsamo labial antes de comenzar.
  3. Re-aplica el labial. Utiliza la misma técnica que usaste cuando aplicaste el labial por primera vez. Comienza en el centro del labio superior y pinta hacia las comisuras. Luego, continúa con el labio inferior. Si tu labial tiene un aplicador en forma de pincel, utiliza ese extremo. Si no, puedes utilizar un cepillo de labios limpio y delgado.
  4. Aplica un poco de polvo neutral. Si sientes que tu labial puede correrse, aplica un poco de polvo de maquillaje neutro sobre tus labios. Esto ayudará a fijar el labial en su lugar y evitar que se corra o se transfiera.

Consejos adicionales

Aquí te dejamos algunos consejos adicionales para retocar tu labial sin arruinar tu maquillaje:

  • Si tienes prisa y no tienes tiempo para utilizar el lápiz labial completo, considera utilizar un lápiz labial en jumbo que sea fácil de aplicar y se mantenga en su lugar.
  • Si tu labial se mueve demasiado, intenta utilizar un sellador de labios que ayudará a mantener el labial en su lugar.
  • Aplica un poco de polvo translúcido alrededor del borde de tus labios antes de aplicar tu labial para evitar que se corra. Además, esto ayudará a que tu labial se vea suave y uniforme.
  • Sigue los mismos pasos que utilizaste al principio de tu rutina de maquillaje, como el corrector, base y el polvo, para retocar estas áreas de tu rostro sin arruinar tu maquillaje.
  • Si tu labial se ha desgastado y necesitas retocarlo, utiliza un color claro para comenzar y ve agregando más color en capas finas hasta que alcances el nivel de color que quieres.

Conclusión

Retocar tu labial sin arruinar tu maquillaje de rostro requiere práctica, pero con los consejos y técnicas adecuadas, podrás mantener un aspecto uniforme y atractivo durante todo el día. Con un poco de preparación y algún tiempo extra, puedes asegurarte de que tu labial se mantenga en su lugar y agregue un hermoso toque de color a tu rostro por muchas horas.